top of page
  • Foto del escritorJoseph Torres

Comunidades pobres pagan el precio de la degradación ambiental causada por las grandes farmacéuticas

El informe presenta los daños ambientales causados por la violacion de protecciones y leyes ambientales, por parte de las farmacéuticas en la Isla.

Las plantas de manufactura de las farmacéuticas estadounidenses que operan en Puerto Rico han sido negligentes en su manejo de desechos tóxicos provocando una crisis pública ambiental y salubrista: esto reveló un informe titulado, "Las promesas incumplidas de las grandes farmacéuticas: Una revelación de la degradación ambiental a Puerto Rico por esta industria".


Del informe se desprende que esta industria también está propulsando el racismo ambiental, algo que afecta a millones de puertorriqueños.


Este es el segundo de tres informes de una serie de investigaciones realizadas por el Centro para la Democracia Popular y Hedge Clippers, sobre las prácticas de las farmacéuticas manufactureras en Puerto Rico.


Las compañías como Johnson & Johnson, Abbott, Merck, Pfizer y otras han creado 15 sitios de residuos tóxicos que la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) ha designado como “sitios del Superfondo”, evidenció el informe.


Los “superfondos” son sitios contaminados llenos de desechos químicos peligrosos que las industrias han manejado incorrectamente. Estos contaminan los recursos naturales como los acuíferos y están directamente relacionados con el deterioro en la salud de quienes se exponen a ellos. Además, provocan un aumento en las tasas de leucemia, convulsiones, discapacidades del aprendizaje y daños al sistema nervioso en los niños.


También, el informe destaca que Puerto Rico cuenta con más de 500 sitios del “Superfondo”, a la fecha de julio de 2022, más de la mitad todavía están calificados como “activos”. Esto quiere decir que representan un peligro para las personas que viven cerca de ellos. De estos, 18 están en la Lista de Prioridades Nacionales (NPL, por sus siglas en inglés) que registra los sitios más graves identificados para limpieza a largo plazo debido al gran riesgo que las sustancias dañinas tienen de causar daños al ambiente o a las comunidades aledañas.


Adicionalmente, la investigación resaltó que las compañías farmacéuticas también han contribuido a crear lugares adicionales del “Superfondo” al descargar desechos tóxicos a los vertederos.


Según resalta el informe, las compañías farmacéuticas en Puerto Rico operan en violación de la Ley de Aire Limpio (CAA por sus siglas en inglés). Los datos de la EPA revelan que, solo en los pasados tres años, una de cada tres de las instalaciones farmacéuticas que la agencia monitorea, fue citada por violar protecciones ambientales.


Por otro lado, los efectos a la salud debido a la exposición a estos desechos tóxicos provocan que las comunidades sufran de una enorme cantidad de padecimientos crónicos de la salud, lo que incluye tasas altas de cáncer, asma y otras enfermedades respiratorias.


Sin embargo, el gobierno de Puerto Rico y las agencias federales no están exigiendo a las farmacéuticas que asuman sus responsabilidades. Propiciando que el racismo ambiental persista a menudo en Puerto Rico en nombre del lucro, las regulaciones laxas, las limpiezas ambientales inadecuadas y la complicidad del gobierno con el sector farmacéutico contribuyen a este problema constante, según destacó el informe.


“Los hallazgos de este informe evidencian la necesidad urgente de que los políticos investiguen la degradación ambiental por parte del sector farmacéutico en Puerto Rico a la vez que les exijan rendición de cuentas a los responsables mediante el fortalecimiento de las regulaciones y con medidas de supervisión” concluyó el informe.



Comments


Shop New Products Website Banner Brown, White, Tan.png
bottom of page