top of page
  • Foto del escritorJoseph Torres

Peruanos salen a la calle a protestar por el aumento en el precio del combustible y el costo de vida

Al igual que el resto del mundo, Perú ha sido afectado por la inflación provocada por la pandemia, la intermisión de las cadenas de suministros y el conflicto entre Rusia y Ucrania.

Perú lleva dos semanas protestando en contra del aumento en los precios del combustible y los fertilizantes, provocado por la invasión de Rusia a Ucrania. Esto llevó a grandes manifestaciones antigubernamentales en varias regiones del país sudamericano.


El alza en los precios del combustible fueron el detonante para que el pasado 28 de marzo el gremio de transportistas pesados anunciara un paro indefinido. Sin embargo, el descontento se ha extendido a otros gremios de trabajadores, provocando disturbios alrededor del país.


En unas 10 regiones de Perú se han reportado bloqueos en varias carreteras, la destrucción de casetas de peaje y la quema de neumáticos. Desde que iniciaron las protestas, cuatro personas han muerto y unas 20 han sido detenidas. Entre los fallecidos se encuentra un menor de edad. Desde el 28 de marzo, los peruanos han denunciado actos de represión policiaca.


Toman represalias contra las jornadas de protestas


El presidente de Perú, Pedro Castillo, había anunciado a último minuto un toque de queda y estado de emergencia el pasado lunes. La decisión fue parte de la respuesta del gobierno ante las jornadas de protestas provocando que cientos de manifestantes salieran a las calles de Lima en desafiando el toque de queda.


Sin embargo, el martes en la tarde, Castillo anunció que el toque de queda quedaba sin efecto, debido al descontento que había causado entre la población. Esta situación se suma a las críticas de que el presidente peruano no tiene la capacidad para elegir un equipo de gobierno para trabajar las necesidades de los peruanos. Durante los ocho meses que lleva en el cargo, Castillo ha nombrado cuatro gabinetes distintos.


Intentan contrarrestar la crisis


En un intento por calmar el descontento, el gobierno de Castillo cumplió con una de las demandas de los transportistas y eliminó el impuesto selectivo al consumo del combustible hasta junio de este año.


Además, el presidente anunció un aumento de 10% al sueldo mínimo, que subirá de 930 a 1.025 soles (US $280) a partir del 1 de mayo. No obstante, este aumento no beneficiará a un alto porcentaje de los trabajadores debido a la informalidad de la economía peruana.


Las medidas anunciadas por Castillo no pudieron evitar que continuarán las jornadas de protestas, los bloqueos de carreteras y los disturbios de alimentos. Las expresiones minimizando las protestas y decisiones que tomó el presidente peruano fueron detonantes para que continuaran las protestas, que, ahora mismo siguen ocurriendo.



Commenti


Shop New Products Website Banner Brown, White, Tan.png
bottom of page