top of page
  • Foto del escritorJoseph Torres

Protestan en las Islas Vírgenes Británicas condenando el plan del Reino Unido de tomar el control

Rechazan un informe que busca disolver la Asamblea Legislativa y permitir que Londres tome control del gobierno local del territorio caribeño.

Residentes de las Islas Vírgenes Británicas se manifestaron el pasado lunes frente a la residencia del gobernador, John Rankin, tras un informe que recomienda que el Reino Unido tome el control absoluto del gobierno de las Islas Vírgenes Británicas.


La manifestación se produjo días después de que el primer ministro de las Islas Vírgenes Británicas fuera arrestado por las autoridades estadounidenses por cargos de narcotráfico. La indignación creció tras conocerse la postura de la comisión que investiga supuestas prácticas de corrupción y abuso de poder por parte de funcionarios de las Islas Vírgenes Británicas.


El informe publicado el pasado viernes fue solicitado por el representante de la reina Isabel en el territorio caribeño. Según el documento, las Islas Vírgenes Británicas deberían ser gobernadas de manera directa desde Londres para "restaurar los estándares de gobierno" a los que las personas "tienen derecho".


Además, el informe recomienda la disolución de la Asamblea Legislativa y el cese del Gobierno, por un período inicial de dos años, en el cual Londres tendría el control absoluto del territorio hasta que se depuren responsabilidades.


Por otra parte, el informe concluyó que los políticos gastan millones de dólares de fondos estatales anualmente, sin el debido proceso. También, encontró "deshonestidad grave" en relación con las ventas de propiedad pública y el abuso generalizado de los nombramientos.


“A menos que se tomen las medidas más urgentes y drásticas, la desafortunada situación actual, con funcionarios electos que ignoran deliberadamente los principios del buen gobierno, da lugar a un entorno en el que los riesgos de deshonestidad en relación con la toma de decisiones públicas y la financiación continúan sin disminuir, y las consecuencias de permitir que tal entorno prospere continuarán indefinidamente”, detalló el informe.


Las Islas Vírgenes Británicas son un archipiélago caribeño autónomo, hogar de aproximadamente 35,000 personas y una colonia de ultramar del Reino Unido, que controla su defensa, fronteras y política exterior.


También, es uno de los principales paraísos fiscales extraterritoriales del mundo. Tanto el gobierno local como el Reino Unido han sido acusados, ​​por activistas, de hacerse de la vista larga ante los flujos ilícitos de dinero extranjero a través del territorio.


El pasado jueves, las autoridades estadounidenses detuvieron al primer ministro de las Islas Vírgenes Británicas, Andrew Fahie, y al director de la Autoridad Portuaria del territorio, Oleanvine Maynard, tras supuestamente haber acordado aceptar dinero de agentes encubiertos que se hacían pasar por narcotraficantes mexicanos.

Comments


Shop New Products Website Banner Brown, White, Tan.png
bottom of page