top of page
  • Foto del escritorJoseph Torres

Una ola de violencia arropa nuevamente a El Salvador

¿Qué está pasando con las pandillas en el país centroamericano?

El pasado mes de marzo los asesinatos volvieron a alcanzar niveles históricos, no vistos desde hace 30 años, en El Salvador luego de meses donde los niveles de violencia habían disminuido. En un fin de semana se reportaron más de 80 asesinatos, los cuales las autoridades atribuyeron a las pandillas.


El gobierno salvadoreño respondió con una serie de medidas controversiales que han levantado una serie de cuestionamientos por parte de organismos internacionales hacia el gobierno salvadoreño. Además, han realizado más de 6,000 arrestos en las últimas semanas que fueron criticados por uso excesivo de la fuerza.


“Les juro por Dios que (los pandilleros) no comen un arroz y vamos a ver cuanto tiempo duran. No me importa lo que digan los organismos internacionales, que vengan a proteger a nuestra gente (los salvadoreños), que vengan a llevarse a esos pandilleros si tanto los quieren”, expresó el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, durante el anuncio de las medidas.


El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, junto a la asamblea legislativa - en donde su partido cuenta con mayoría absoluta - implementaron un estado de excepción desde el pasado 27 de marzo, que según el decreto suspende por 30 días los derechos constitucionales, incluyendo la libertad de asociación y el derecho a una defensa propiciada por el estado en los tribunales.


Además, una de las medidas ha sido catalogada por medios locales como “Ley Mordaza” ya que busca sancionar a cualquier medio de comunicación que reproduzca o transmita mensajes o comunicados provenientes de las pandillas. La medida fue aprobada sin estudios previos y sin discusión legislativa.


De igual forma, otra de las medidas el gobierno de Bukele busca utilizar los propios recursos de los grupos pandilleros. Se autorizó a las autoridades de seguridad pública a utilizar las armas, dinero o bienes incautados a las pandillas. Por último, sancionarán la elaboración y reproducción de propaganda mensajes, señales o grafitis que aludan al control territorial de las pandillas.


Sin embargo, El Salvador es el país de América Latina con la mayor cantidad de homicidios por cada 100mil habitantes, una de las tasas más altas del mundo. La violencia de las pandillas no es nada nuevo para el país centroamericano que según el gobierno existen cerca de 70mil integrantes de las pandillas en el país.


Medios locales salvadoreños han denunciado que el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, llegó a negociar un acuerdo de paz con los grupos de pandillas o “maras” como se le conocen en el país centroamericano.


A finales del año pasado, el gobierno de Estados Unidos sancionó a dos miembros del ejecutivo por negociar en secreto con los grupos de crimen organizado.


La Organización de Naciones Unidas (ONU) expresó que reconoce los desafíos que plantean la violencia de las pandillas en El Salvador y que el estado tiene el deber de garantizar la seguridad y la justicia. De igual manera, insistieron en que es imperativo que el trabajo del gobierno salvadoreño se haga respetando el derecho internacional de los derechos humanos.


El secretario general de la ONU, António Guterres, “ve con preocupación el pico de violencia en El Salvador y expresa su solidaridad con los salvadoreños en esta difícil coyuntura”, dijo su portavoz, Stéphane Dujarric, en un comunicado. Además, la portavoz señaló que Guterres “confía en que las medidas que se adopten estén en línea con los derechos humanos, las leyes y los estándares internacionales”.



Comments


Shop New Products Website Banner Brown, White, Tan.png
bottom of page